Etiquetas

viernes, 13 de abril de 2012

Día 11: Bikaner y el Templo de las Ratas

El desayuno diseñado por Mandawa Heritage Hotel incluyó lo usual, y además un pudding de avena y plátano, cuyos ingredientes tardé un rato en descifrar. Estuvo sólo correcto,  aun cuando la atención fue excepcional.

Partimos el plan del día a las 08:30 horas junto con Mahendra y Dipa emprendiendo el rumbo a la ciudad de Bikaner, distante a 200 kilómetros.

En el camino nos volvemos a encontrar con personajes que trascendían toda mi capacidad de imaginación, sola en el asiento de atrás del Tata, me encontraba aperada con la almohada inflable que Dipa tendría dispuesta para mi a partir de ese día y me dedicaba sólo a observar por la ventanilla, como cuando era niña...








Y descubrí que afortunadamente no he perdido la capacidad de asombrarme y maravillarme ...





 Incluso cuando veía a esta ave del Paraíso viviendo en un basural ...
















El Pavo Real es el ave Nacional de India... pues proviene de ahí...  y es importante también en el Hinduismo porque es el vehículo en el que se transporta Kartikeya, hijo de Shiva y Señor de la Guerra.

www.dollsofindia.com

Paramos y paseamos de nuevo por algunos Havelis, estupendamente conservados, donde Mahendra otra vez se apoderó de las fotos y yo posé obediente en cada rincón.




Y emprendimos la marcha a nuestra primera parada: Deshnok, distante a 30 kilómetros de Bikaner. 



La importancia de este pueblo es que en él se ubica en Karni Mata Temple o también conocido como Templo de las Ratas.

El templo - se dice- alberga más de 20.000 ratas, que encarnan a los seguidores de Karni Mata, que sería la reencarnación de la Diosa Durga.


Para ingresar al Templo hay que pagar 20 rupias, más un adicional por cada cámara fotográfica que se ingresa (lo que sería la tónica en cada Templo y Fuerte que visitamos después) , siendo necesario además quitarse los zapatos.

En general, yo no hago mucho asunto por sacarme los zapatos, pero en este sitio me pareció obvio entrar con calcetines, decisión muy acertada por cuanto el suelo estaba lleno de restos de comida y uno que otro "desecho orgánico" de ratita.


Ellas son muy tranquilas, descansan y comen con total independencia de los visitantes ... saben que son las protagonistas del lugar y se desenvuelven en una existencia pacífica, medio atontadas por el calor eso sí.

Son alimentadas por un encargado con leche, pedacitos de coco y otros dulces que ofrendan los fieles...



... Y por cada ofrenda, suena la campana ...


El lugar destinado al culto está prohibido para los no Hindues, pero se puede observar respetuosamente desde un costado.


De pronto sentí una gran algarabía, y salí; se debía a que había aparecido una rata blanca, símbolo de buen augurio para todos los que la vieran... Mahendra estaba muy entusiasmado y me contagió,  sabiéndome ya afortunada por estar ahí y tener la suerte de ver un espectáculo ciertamente inquietante pero único y  original.



Hasta banda sonora tenían las ratas ...




La rata es importantísima en el Hinduismo además porque es el vehículo del Dios más querido: Lord Ganesh.

http://hijodevecino.files.wordpress.com/2008/09/ganesha_riding_his_rat1.jpg


Fuera de las célebres habitantes del Templo, cabía además fijarse en su ornamentación, yo quedé prendada de los elefantes puestos en las cornisas y de las figuras de la puerta de plata que recibe a los visitantes.



 Saliendo de ahí, más imágenes maravillosas de carretera ....



Ya en Bikaner nos fuimos a visitar el Fuerte de Junagarh, previo pago de 200 rupias por mi, 100 rupias por mi cámara, más un fee adicional para poder visitar Phool Mahal y Chandra Mahal. (Palacios de la Flor y de la Luna).




El Fuerte fue erigido en el siglo XVI, alberga 37 palacios, símbolos del poder y la ostentación de la era de los Maharajas.
  
Sala del Columpio


Absolutamente todas las dependencias estaban muy, pero muy decoradas, cada puerta, pared y ventana estaba trabajada en relieve o pintada ...


Al momento de la visita, cerca del mediodía  hacía mucho calor, así que era entendible el letargo ...



Me senté a la sombra en uno de los balcones y me sorprendió el cuidado y verde jardín que contrastaba con lo seco del paisaje....



El Chandra Mahal destaca por sus espejos y mosaicos.


El Phool Mahal impresiona con sus finas decoraciones con  motivos florales ... de una perfección conmovedora.




Era imposible estar ahí y no imaginarme la vida dentro de esas habitaciones transcurriendo tranquila a la luz de los mosaicos y celosías diseñadas para reflejar la luz y multiplicar los colores.



Y llegué a la Sala del Trono, con una puerta de madera enteramente tallada de ensueño ...

Sala del Trono

Sala del Trono

Detalle de la Puerta


... Y a las dependencias del Palacio de las Nubes, decorado con un cielo azul y rayos ... recreando una quimera y sueño en el paisaje desértico que nos rodeaba ...


Sala de las Nubes

Sala de las Nubes

La cabida del Fuerte es impresionante  e imponente y su importancia tal, erigiéndose como el único jamás vencido...



... Y el baño de los visitantes : just 2 Rupees ...



Terminada la visita me reuní con Dipa y Mahendra que me aguardaban en el estacionamiento y nos fuimos al Hotel Raj Vilas, (www.rajvilaspalace.net), cuyo lobby es lindísimo y donde me recibieron con un collar de Caléndula y jugo recién exprimido de Naranjas.



Descansé unos minutos, y luego bajé a la piscina, pero el agua estaba tan caliente como el ambiente, así que me fui a almorzar... Medio tímida volví a inclinarme por el pan, así que pedí Roti y Paneer, más bebida por 150 rupias y me senté a escribir ....

A la hora señalada por Mahendra estaba lista para nuestra próxima parada: Research Centre of Camels, una especie de parque temático dedicado íntegramente a los Camellos, raza fuerte y guerrera que enorgullece a Bikaner.



Partimos por el Museo, donde se mostraban los productos que se hacían con el cuero y lana de los camellos, además de compararlos con las razas de Jaisalmer y Pushkar.




Luego caminamos hacia los establos donde aquellos pasan sus apacibles días.



Y seguimos a la maternidad ... y al espacio donde se alimentan las crías.






Y al coffee shop donde vendían todos los productos derivados de la leche de camello, que incluía te, helado y leche, cruda y pasteurizada.



Mahendra me compró Leche de Camello por 10 Rupias ... inquietante ... pero sabía bien, un gusto dulce y avainillado....



 Saliendo de ahí y ya en pleno atardecer visitamos el Templo Jainista de Bhanda Shaha.




Y desde su terraza disfruté del atardecer ...






Regresamos y quedé libre para subir a comer al restaurante del Hotel, esta vez me aventuré con una Green Salad que curiosamente no tenía nada verde, incluía tomate, pepino, cebolla y un ají verde que fui incapaz de tolerar, todo ello por 80 Rupias. 

Bajé a la habitación a descansar, escribir y a tomar un baño, en una ducha que además tenía un balde y un jarrito de un litro para asearse en modo "manual".


Y dormí intentando elaborar e internalizar todo lo que había visto y preparándome para entrar al desierto !



Distancia recorrida: 200 kilómetros.
Hotel: Raj Vilas (www.rajvilaspalace.net)
Guía: Mahendra Singh . (msshayam93@gmail.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario